fbpx
Alaska Libros

Lineas Boreales: Tras el sol

LIBROS DE ALASKA - TRAS EL SOL
«Había una vez un hombre y una mujer nacidos en las frías tierras de Alaska que se atrevieron a desafiar las leyes de la tribu y dejaron a su gente para ir a conocer ese mundo que estaba más allá de la nieve y el hielo».

Ningún cuento es igual que aquel que escuchamos con atención de alguien que nos lo quiere contar. Velma Wallis creció cazando y pescando en una comunidad athabaskan gwich’in de Alaska, entre 650 personas y a la que sólo se accede por aire, agua o en trineo.

Los narradores de su pueblo fueron y son fundamentales para perpetuar historias de generación en generación. Ella es nuestra cuentacuentos: su voz parece salirse de las páginas en Tras el sol, un libro casi oral que merece ser «escuchado».

TRAS EL SOL – VELMA WALLIS

Según una leyenda gwich’in, Daagoo creció hechizado por la Tierra de Sol: un lugar donde la luz siempre brillaba. Su pueblo, nómades del interior de Alaska, vivían los feroces inviernos en absoluta oscuridad. Esperaban -como todos los hombres del campamento- que Daagoo se convirtiese en un hábil cazador.

LIBROS DE ALASKA - TRAS EL SOLPero él solo pensaba en ese sol que nunca se ocultaba. Y un día emprendió su viaje tras él. Dándole la espalda a las advertencias de su pueblo -nadie subsistía en esas latitudes, solo- y a los castigos por desobediencia, partió hacia el Sur.

En la misma región, en otro campamento gwich’in, crecía Jutthunvaa’ (Niña Pájaro). Su destino era casarse y colaborar en las tareas cotidianas de la tribu. Hermana de tres varones, aprendió a cazar con rapidez. Superaba en destreza a varios hombres. Y era su pasión. Hasta que el Jefe decretó su matrimonio. Horrorizada por perder su libertad, huyó hacia el Norte.

La travesía de los protagonistas -por años, con felicidad y con dolor- y la suerte de cada uno de ellos es la historia de este libro. Dos leyendas que la autora -descendiente gwich’in- escuchó de su madre.

-AGUSTINA MATHUS

En Alaska han vivido muchas tribus de esquimales: los athabaskan y los inuit aún siguen ocupando territorios de Estados Unidos y Canadá, sin la belicosidad de otros tiempos, sobreviviendo a las duras condiciones del Ártico e intentando no perder ni su identidad ni su lenguaje.

Gracias a haber sido publicadas, las leyendas de la Niña Pájaro y del Niño que Siguió al Sol atravesaron el planeta hasta nosotros. Velma Wallis nos transmite una cultura ancestral con un lenguaje sencillo y un mensaje que supera fronteras: tener el coraje de romper estructuras impuestas.

LIBROS DE ALASKA - TRAS EL SOL
El río Yukon es el más grande de Alaska. Los Gwich’in (aún existen cerca de 10 000) ocupaban sus llanuras. Actualmente se pueden dar paseos en barco y observar paisajes preciosos mientras aprendemos historias milenarias.

Hay historias para ser leídas y hay historias para ser contadas. Wallis la escribió como la escuchó: para ser contada. Como toda cuentacuentos, la magia de Velma Wallis está en el relato. Resulta emocionante saber cómo pudo plasmarla; una abuela cuidando nietos, un Centro Educativo Rural que le prestó papel y ordenador y seres cercanos que la ayudaron con el lenguaje escrito.

Es muy enriquecedor conocer comunidades que, tal vez, nos sean absolutamente ajenas, sobre las cuales es muy difícil acceder a información y sobre las que tenemos mucho que aprender, vivamos donde vivamos. No importa que Daagoo y Niña Pájaro hayan perseguido sus sueños en los confines del mundo hace miles de años, ni siquiera importa si es verdad: hay mensajes que son universales y no perecen.

Tras el sol es un viaje fascinante por la tierra de los indios nativos de Alaska y sus costumbres. Su subsistencia dependía de las estaciones y de las migraciones de animales, que eran su brújula y su norte. Pero por sobre todo, del trabajo colectivo.

PÁGINAS PARA CONOCER SOBRE LOS GWICH’IN EN LA ACTUALIDAD

MUSEO CANADIENSE DE HISTORIA

GWICH’IN COUNCIL

En la sociedad actual moderna, del famoso co-working y pese a la globalización, la individualidad supera a la cooperación. Repensar los valores que sostuvieron a los seres humanos en las situaciones más adversas puede ayudarnos a empatizar y a acercarnos. De manera muy simplificada, en definitiva, el mundo se trata de un gran grupo de personas separadas geográficamente y que se necesitan mutuamente.


ALASKA Y SU NATURALEZA SALVAJE

Este territorio norteamericano no es para cualquiera. Viajeros -no turistas- dispuestos a enfrentar la naturaleza salvaje, recorrer carreteras y antiguas vías de tren o las frías costas, con una belleza impactante, vean nuestras fotos y recomendaciones en este post: Alaska, naturaleza salvaje 

 


LEYENDAS

Si les gustan las leyendas, las Top Floor Taivers cantan una muy antigua sobre un forajido que se atrevió a cazar en tierras del rey. La balada escocesa Johnnie O’ Braidieslee es preciosa. Les dejo el post.

Reino Unido: Top Floor Taivers

0 comments on “Lineas Boreales: Tras el sol

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: