Donde mosqueteros y miserables rinden culto a sus padres

Hay un inmenso edificio que parece un templo romano; pero ni es del Imperio ni es un templo; aunque Quasimodo, Athos, Porthos, Aramis y D’Artagnan le rinden culto a sus padres. Por algunos años, fue el sitio construido más alto de su ciudad, pero no es la Torre Eiffel ni Sacre-Coeur. Fue el lugar donde finalizó el cortejo fúnebre más multitudinario de la historia de Francia, pero no es un cementerio. Sí, un mausoleo; pero está rodeado de estudiantes, no de tumbas. Hace 170 años un físico colgó un péndulo del techo y demostró que la Tierra rotaba, pero no es un laboratorio astronómico. En mayo de 1968 quedó envuelto por un estallido popular; pero estos no tenían guillotina, eran universitarios y obreros y su protesta dio la vuelta al mundo.


Quis sum?: ¿Templo romano, iglesia católica, mausoleo?

“¿Quién soy?”Ante todo, no es romano, pero hace bien en confundirse, porque lo parece. El Panteón de París tuvo un poco de cada cosa. Fue pensado por un rey (Luis XV) para que sea una iglesia católica, pero se terminó de construir en 1789, mal año para ser iglesia cristiana en Francia (la Revolución era antimonárquica y anticlerical). Entonces se decidió que quedara como monumento a los hombres de la Revolución (Rousseau, Voltaire), pero la República no vino tan rápido como se esperaba y, según los vaivenes de los distintos gobiernos posrevolución, entraban o salían la cruz, las sillas para orar y el letrero: “Aux grands hommes, la patrie reconnaissante”. De iglesia a mausoleo, de mausoleo a iglesia. Así fue por varios años, hasta que se estabilizó como espacio civil y de culto, pero a ningún dios, sino a hombres y mujeres ilustres de Francia.

panteón de parís y romano
El Panteón de Roma (izquierda) es antiguo, de la época del Imperio. El Panteón de París (derecha) está inspirado en el otro, pero es moderno (fines del 1700) y nunca fue templo pagano; ocasionalmente, iglesia católica. Actualmente no se usa para rezar; es un monumento y un mausoleo para personalidades ilustres de Francia.
20170414_121400618_iOS
Escritores, pensadores y científicos están enterrados en el Panteón. La inscripción, “Aux grands hommes, la patrie reconnaissante” (El agradecimiento de la patria a los grandes hombres), se añadió y sacó según la inestabilidad del gobierno parisino después de la Revolución: los anticlericales (republicanos) lo dejaban, los clericales (aristocráticos) lo sacaban.

En el subsuelo están sepultadas figuras importantes para la historia de Francia: Jean Jaures, Victor Hugo (el autor de Notre-Dame de Paris tuvo un cortejo multitudinario, con millones de personas desde el Arco de Triunfo), Alexandre Dumas (“todos para uno y uno para todos“), Émile Zola, Louis Braille (el inventor del sistema de lectoescritura para no videntes) y los Curie (fundamentales en el área de la radioactividad). Para conocer la vida y obra de estas personas, cuyo legado en muchos casos involucra a toda la Humanidad, puede hacerse un recorrido entretenido por la cripta o hacer uso de la biblioteca multilingüe con los trabajos de los “huéspedes” (como le dicen en el Panteón).

20170414_110255906_iOS-COLLAGE
El Panteón está en el Barrio Latino, rodeado de estudiantes y de los edificios de La Sorbona (una de las Universidades más antiguas y prestigiosas del mundo) que recuerdan un lejano pasado medieval y que existen, casi, desde que París es París. En esos tiempos, inmemoriales, también había jóvenes universitarios y profesores pululando por la zona; entonces todos eran monjes (el saber era exclusivo del ámbito eclesiástico) y la ciudad parecía una pequeña aldea.

El péndulo de Foucault: la rotación terrestre

Hace 170 años un científico francés colgó de la cúpula del Panteón una bola de plomo maciza sostenida por un cable (lo que se conoce como “péndulo”) y demostró que la Tierra giraba sobre sí misma. El experimento, simplificado, es así: el péndulo, sujeto al techo, se lo hacía oscilar (ir y venir, ir y venir) y con el tiempo cambiaba de dirección. Es más, tardaba 31 horas (¿cerca de 24, es decir un día?) en volver a su posición original (hacer 360°). ¿Por qué? Una de dos: o se movía el péndulo o se movía el piso. El péndulo estaba fijo, o sea: se movía el piso. ¿Qué quiere decir? Que la Tierra rotaba. La puesta en escena, inmensa y espectacular, ocupa el centro del Panteón.

2017_0414_081748_006-COLLAGE
Hoy todos sabemos que la Tierra gira alrededor del sol y de sí misma. El descubrimiento de la rotación se demostró en público en 1851, en París, en el Panteón; el experimento se llama “péndulo de Foucault”. En el centro del edificio, en la planta baja, hay un montaje científico espectacular. Es una réplica, el original está en el Museo de Artes y Oficios (los jueves a la noche y el primer domingo del mes, es gratis)

 


Durante algunos años, antes de la Torre Eiffel, el Panteón fue el punto más alto de la ciudad. Para hacerse una idea de cómo eran las vistas panorámicas de entonces y para aprovechar las actuales, hay visitas a la cúpula. Algunas son todos los días, se compran en el lugar y en el momento (“Visita de las alturas”); otras (“Visita de las partes altas”) son de abril a octubre, con cupos limitados y hay que reservarlos con anticipación al mail: secretariatpantheon@monuments-nationaux.fr

 

 

 

 

 

2 comentarios sobre “Donde mosqueteros y miserables rinden culto a sus padres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s