Un lugar, una canción: el elefante y la paloma

 

A Frida le duelen los huesos y, mirándose al espejo, pinta todo su dolor. A Frida le duele la vida y, aprendiendo de su herida, llena todo de color. Diego, mi Diego; Diego, mi amor, por qué pienso que eres mío si eres sólo tuyo, y Diego, si eres sólo tuyo y Diego…

Frida miró al elefante y empezó a desdibujarse pero nada le importó. Diego miró a la paloma y la amó entre tantas cosas, entre el lienzo y la pasión. Diego, mi niño, Diego pintor, por qué pienso que eres mío si eres sólo tuyo, y Diego, si eres sólo tuyo y Diego…

Frida descansa en el lecho y se pinta hasta en el pecho con tal de sobrevivir. Diego, mi amigo, Diego igual yo, por qué pienso que eres mío si eres sólo tuyo, y Diego, si eres sólo tuyo y Diego… Diego, mi Diego; Diego, mi amor, por qué pienso que eres mío si eres sólo tuyo, y Diego, si eres sólo tuyo y Diego…

Pedro Guerra, EL ELEFANTE Y LA PALOMARaíz, 1999.


El elefante es Diego Rivera y la paloma, Frida Kahlo; dos de los más grandes artistas mexicanos. Tuvieron un amor turbulento, cruzado por el sufrimiento y la pasión. Si hubo alguien resiliente, esa fue Frida. Y si alguien la amó, ese fue Diego.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s