fbpx
Estados Unidos Libros

Entre Océanos: La maldición de Hill House

Libros de suspenso Hill House

«Ningún organismo vivo puede mantenerse cuerdo durante mucho tiempo en unas condiciones de realidad absoluta». Soñamos, las chicharras sueñan. Y hay casas que nacen malas, son así (al final de la nota, les presento una abierta al público). Buscadores de libros de suspenso, La maldición de Hill House, de Shirley Jackson.

Shirley Jackson, ya testeada con Siempre hemos vivido en el castillo (maestra del gótico sureño, varios tonos más de susto que Agatha Christie), tiene unos comienzos de libro fantásticos. Sólo por eso vale una buena puntuación.

Para quienes acostumbran leer libros de suspenso, La maldición de Hill House ofrece una tensión sutil en una casa «decentemente» hechizada. Nada para infartarnos o desvelarnos.

En Hill House el clima inquietante se conjuga con los fantasmas internos, los que arrastramos. Lo psíquico opera de manera brutal en los temores, por ese lado explora Shirley Jackson.

LA MALDICIÓN DE HILL HOUSE – SHIRLEY JACKSON

Un doctor, decidido a investigar fenómenos sobrenaturales, convoca a tres desconocidos a pasar unos días en una mansión con mala fama: «Hill House es una casa… perturbada, quizá. Leprosa. Enferma. Cualquiera de los eufemismos populares para la locura; una casa trastornada es una bonita alusión».

libros de suspenso shirley jackson
The Haunting of Hill House (1959) es fácil de conseguir (Penguin, Valdemar, Minúscula). Precios diversos.

Eleanor, una de las invitadas al experimento, se ocupará de narrarnos la grata experiencia, que al principio parece una aventura.

Existen casas embrujadas y existen casas malas. A Hill House nadie la maldijo, ni muertos ni vivos; es malvada porque sí, tenuemente malvada.

¿Cuál es la maldición de Hill House? ¿Qué sucede al ingresar? Depende. La sensibilidad para lo paranormal y los temores previos influyen y entonces puede que los muros, el cerebro y la médula espinal de la Hill House nos devoren.

 ¿Una casa desequilibrada arquitectónica y mentalmente? ¿O los desequilibrados son quienes están dentro, vivos en sus entrañas?

«Soy como una pequeña criatura tragada por un monstruo, y ese monstruo percibe mis minúsculos movimientos en su interior», explica la perturbada Eleanor en su cuarto azul.

La sensación en Hill House semeja a la de Gepetto en la ballena. Claro que la ballena no tenía intención de hacer daño, le permitía, incluso, seguir viviendo.

La maldición de Hill House no me resultó particularmente entretenida, excepto por el último tramo.  Aún así creo que el respeto y el prestigio de Shirley Jackson son bien merecidos. La personificación de un edificio como intrínsecamente diabólico, sin exageraciones, resulta genial. ¿Contra qué luchamos? ¿De qué hay que defenderse? Las armas son tan desconocidas como las de un extraterrestre.

Al mismo tiempo, introducir el costado psicológico de los personajes, la subjetividad del miedo, nos deja, como lectores, con la duda. El mejor logro de La maldición de Hill House reside en la ambigüedad. Al final volvemos a la primera página y recordamos que nadie está cuerdo todo el tiempo ni se sostiene en condiciones de realidad absoluta sin perder el juicio alguna vez.

-MALENA FERNÁNDEZ

«Con el éxito de la serie de Netflix conviene reubicar en su justo lugar a una autora peculiarísima y muy personal, que usó fantasmas y brujería para hablar de la opresiva cotidianeidad que sufría la mujer americana de la época».*

Como todos los libros añejos, la lectura contextualizada ayuda y hace falta retrotraernos al Estados Unidos de 1950 (época de La maldición).

SHIRLEY JACSKON, POR JACKSON

gótico sureño shirley jackson

«Soy una escritora que, por una serie de errores de juicio propios de la ingenuidad y la ignorancia, se ve sumida en una familia con cuatro hijos y un marido**, en una casa de dieciocho habitaciones, sin tener ninguna ayuda, con dos gran daneses y cuatro gatos y (si ha sobrevivido hasta hoy) un hámster».

LIBROS EN ESTADOS UNIDOS: GÓTICO SUREÑO

Southern Gotic es un género literario del sur de Estados Unidos que asume características locales. Los castillos son reemplazados por mansiones y plantaciones; y los escritores desmitifican una región que expuso sus miserias tras la Guerra Civil.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

LIBROS DE SUSPENSO: LA MALDICIÓN DE HILL HOUSE

La literatura dice tanto de un país, más allá de lo obvio. Jackson habla de una época muy angustiante para muchas mujeres norteamericanas, de una sociedad deplorable –«La lotería»– y de espacios siniestros e inquietantes.

Las casas embrujadas de Shirley Jackson provienen de escenarios reales. Hill House, de hecho, surgió luego de que la escritora viera en Nueva York una construcción que la impresionó y, lo más curioso, de otra en California que encontró en un periódico y que la aterró; luego supo, para su sorpresa, que la había construido su bisabuelo.

Hubo un tercer caserón -laberíntico y fantástico- que inspiró a Jackson y que puede visitarse. Algunos lo consideran uno de los «más misteriosos sobre la Tierra».

La Winchester Mystery House, en San José, California, fue pensada por Sarah Winchester -su marido inventó el famoso rifle- y una médium. La dama creía que los espíritus de las víctimas de las armas -gracias a las que se había hecho millonaria- merodeaban la mansión.

2000 puertas (incluidas las falsas), escaleras (40 en total) que no llevan a ningún lado, luces diseñadas para que nadie proyecte su sombra, el número 13 exorcizando 160 habitaciones, 6 cocinas, 10 mil ventanas, 47 chimeneas, en 7 plantas.

BUENAS NOTICIAS: CINE + LIBRO

Adaptaciones sobran. La última es la serie homónima -versión libre- de Netflix (2018). La segunda parte, La maldición de Bly Manor se acerca a Otra vuelta de tuerca de Henry James (1898). Ya tiene sus fans. Antes de los streaming, encontrarán películas con diversos resultados («The Haunting», la de 1999 con Catherine Zeta Jones y Liam Neeson y la de 1963 del director de «La novicia rebelde»). Con la revitalización de Shirley Jackson merecen una nueva oportunidad.

*JOHN TONES, para MAGNET

0 comments on “Entre Océanos: La maldición de Hill House

¿Qué te pareció?