fbpx
Estados Unidos Libros

Entre Océanos: Siempre hemos vivido en el castillo

Libros Góticos - Siempre hemos vivido en el castillo

Nueva Inglaterra, conocida por sus otoños y bosques, ha inspirado historias terroríficas y góticas, a Lovecraft y a Stephen King. En un mansión cerrada con candado, una jovencita algo lunática es aficionada a los libros, las flores y las cucharitas. Le perdonamos la insania aunque preferiríamos no tenerla de chef. La cena está servida: con ustedes, la gran Shirley Jackson.

Estados Unidos, mucho más que Nueva York y Miami, crisol de etnias, culturas y geografías. Dejen de lado los rascacielos de Manhattan y los shoppings de Florida y vuelen a un pueblo remoto de los años 60, donde la gente mira con recelo a cada  desconocido que levanta polvo de las carreteras y que altera levemente a los animales. Y a las personas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

SIEMPRE HEMOS VIVIDO EN EL CASTILLO – SHIRLEY JACKSON

Libros norteamericanos - Shirley Jackson
Ed. Minúscula y sus bellas tapas.

La casa de los aristocráticos Blackwood quedó semivacía desde la fatídica -aunque deliciosa- cena familiar que los redujo a tres.

Seis años han transcurrido desde el juicio del que Constance fue absuelta de culpa y cargo. Ella, Mary Katherine, la menor, y el postrado tío Julián comparten con dulzura un aislamiento autoimpuesto, ajenos a las habladurías del pueblo.

“Me llamo Mary Katherine Blackwood. Tengo dieciocho años y vivo con mi hermana Constance. A menudo pienso que con un poco de suerte podría haber sido una mujer lobo, porque mis dedos medio y anular son igual de largos, pero he tenido que contentarme con lo que soy. No me gusta lavarme, ni los perros, ni el ruido. Me gusta mi hermana Constance y la Amanita phalloides, el hongo mortal. El resto de mi familia ha muerto”.

Merricat, la narradora, pueril y cruda, de humor socarrón y aparente fragilidad, nos envuelve enseguida. Su irresistible magnetismo radica también en la sospecha de que ella sabe algo que nosotros no, y Jackson como buena encantadora juega con eso.

 

Libros gótico norteamericano- Shirley Jackson
Constance, Merricat y el primo Charles en la película 2018.

La inquietante novela maneja muy bien el suspenso. El tío Julián, un personaje excéntrico cuyo sentido de la realidad es bastante dudoso -como el de todos los que habitan la mansión- distiende con humor y agiliza el tempo. Una válvula de escape necesaria para aflojar la tensión y para reconstruir con sus recuerdos detallistas, y a migajas, la trágica velada.

Pero la llegada del primo Charles altera el ritmo y el relato se acelera en una espiral de acontecimientos estremecedores. La perturbada protagonista intentará evitar que se altere el status quo, es decir: la feliz locura de las hermanas. Hay amores que matan, o envenenan.

Libros de Estados Unidos- Siempre hemos vivido en el castillo
Elisabeth Moss, de «El cuento de la criada» a protagonizar «Shirley».

Minuciosa y sutil; Shirley Jackson ha creado su propio monstruo eligiendo cada frase con astucia. Ni Frankenstein, ni Drácula, esta criatura humana y macabra seduce tanto que no podemos mirarla a los ojos: Nadie quiere que un buen sortilegio se esfume. Siempre hemos vivido en el castillo, una exquisitez del gótico de suspense norteamericano.

-AGUSTINA MATHUS

Jackson sitúa a los Blackwood vagamente en Nueva Inglaterra, en una comunidad cerrada y reprimida de los años 60. Nació en San Francisco y vivió en Nueva York y en Vermont donde siempre se sintió forastera; sus libros tienen mucho de autobiográfico.

Foto NY Times.

«Todo el tiempo que estoy haciendo camas y lavando platos y conduciendo a la ciudad por zapatos de baile, me estoy contando historias».*


Shirley Jackson, no sin dificultad, emuló la doble pose de esposa devota de un profesor y de autora; embarazada se mezcló entre snobs, llegó a ganar más que su marido, caricaturizó su propio matrimonio y escandalizó a la sociedad cuando retrató un pueblo entero de enfermos asesinos. Fue un personaje fuera de los parámetros normales de la época. Moderna.

LA LOTERÍA

En 1948 se publicó The lottery, un relato corto que transcurre en un pueblo aparentemente ordinario, con gente aparentemente ordinaria, excepto porque participan en un escalofriante ritual de lapidación. La gente, espantada, escribió cientos de cartas al diario The New Yorker cientos de cartas. Hoy se lee en las escuelas secundarias.

Shirley Jackson - Libros de Estados Unidos
The Lottery, «guión educativo» actual. Por Storyboard That.

LIBROS EN ESTADOS UNIDOS: SIEMPRE HEMOS VIVIDO EN EL CASTILLO

New England, una enorme región famosa por su pasado colonial, su bella costa, montañas nevadas y follaje otoñal; ha inspirado cuentos de terror, calabazas con ojos en llamas, payasos asesinos y cuervos de poco fiar.

Si además tenemos una escritora que cree en fantasmas, con mucha imaginación y conocimientos de brujería, pues he aquí el combo de Siempre hemos vivido en el castillo. El terror doméstico comienza en el hogar y se funda en la asfixia, la paranoia y la neurosis. Shirley Jackson, como otras mujeres, se sintió encerrada en un época opresiva con rutinas opresivas.

La mirada psicológica detrás de Siempre hemos vivido en el castillo, traumas, soledad y conductas patológicas, es una parte de la experiencia de leerlo. Varias décadas después, con otros miedos y otros escándalos, comprendemos y disfrutamos a la Srtas. Blackwood.

BUENAS NOTICIAS: CINE + LIBRO

We have always lived in the Castle tiene nueva película (tráiler abajo). Además, acaba de estrenarse «Shirley», un film del que el hijo de Jackson quedó disconforme: «Quien lo vea sin saber nada de mis padres va a quedarse con la idea de que ella es una loca alcohólica y él un mal crítico».

*Nota de Ruth Franklin para The Cute

0 comments on “Entre Océanos: Siempre hemos vivido en el castillo

¿Qué te pareció?

A %d blogueros les gusta esto: