fbpx
Japón Libros

Islas: La dependienta

No somos todos iguales, afortunadamente. Aunque seguir caminos más personales puede volvernos «raros» o frikis. En Tokio, la empleada de un supermercado no encaja en la sociedad y se esfuerza por parecer «humana». ¿Quién pasará al absurdo, ella o los demás? Para quedarse con la duda…

En la tienda Smile Mart, todos los días, Keiko Furukura, una especie de Amélie japonesa, se halla a gusto: automatizada, con una rutina cuya máxima complicación radica en el clima sólo para decidir qué alimento vender.

Vive sola en un pequeño apartamento arrendado. ¿El problema? Tiene 36 años y ningún otro plan de futuro…  Buscadores de libros en Japón, La dependienta, de Sayaka Murata.

LA DEPENDIENTA – SAYAKA MURATA

En cualquiera de las konbini (supermercados abiertos 24 horas) tokiotas  Familiy Mart (a quien guiña la autora) podríamos encontrar una Keiko Furukura o una Sayaka Murata. Protagonista y escritora, respectivamente, son básicamente la misma: soltera, sin hijos ni trabajo digno.

libros en japón la dependienta
Konbini Ningen, 2016 (Ed. Bungeishunju). En español, Duomo Ediciones.

A los 18 años está bien, a los 36, no. Japón ¡y cuántas sociedades más! exigen de nosotros un camino, único. Salirse de las normas puede resultar extremadamente difícil y hasta los extraños sermonean:

«Si sigues cumpliendo años, se te pasará el arroz».  

Keiko insiste en parecer «humana» dentro de sus posibilidades. No le apetecen ni el sexo ni el amor, claro que no es algo que pueda decir abiertamente. Se esfuerza por vestir «adecuadamente» para su edad. Visita de vez en cuando a alguna amiga para mantener un mínimo de vínculos sociales, en el fondo preferiría quedarse en su casa.

Terminó la universidad pero lleva casi dos décadas atendiendo un supermercado. Su existencia en la konbini le resulta conveniente. ¿A quién le preocupa? Al resto.

A Keiko Furukura ¡no le importa nada! Una chica muy particular que, entre absurda y cómica, si el arroz se pasa… le da igual. Sólo respira en su Smile Mart.

Lo dramático y curioso es que, para escapar de un sistema automatizado y homogéneo (¿no lo es, acaso, aquel que nos impone la ruta de nuestras vidas?) que señala con el dedo a quien elige otra cosa, la dependienta debe interpretar un papel: un robot. Otro, pero robot al fin, tan igualitos los unos a los otros. Da escalofríos.

El libro japonés La dependienta -moderno, fresco, ágil- recuerda a la entrañable Amélie. Interesante el ingreso de Sayaka Murata (que ya no es una Convenience Store Woman) para los lectores españoles.

-MALENA FERNÁNDEZ

«La normalidad es lo único que socialmente está permitido. Ese concepto quedó en mí y es el origen de esta novela», señala. Y se sabe que no hay fronteras claras con respecto a la normalidad. «En el pueblo de mi padre lo normal es comer insectos», apunta Sayaka Murata y no bromea.*

Sayaka Murata libros en japón
Sayaka Murata tiene 42 años, La dependienta se inspira en su propia experiencia. Dejó la konbini, de la que conserva huellas: aún necesita mucho barullo para poder concentrarse. Foto: Bungeishunju LTD.

LIBROS EN JAPÓN: LA DEPENDIENTA

Fuente frecuente de empleo estudiantil, las konbini, del inglés convenience, o tiendas de conveniencia, venden desde zapatos hasta hot dogs. Abiertos 24×7, se trabaja por hora. Las populares Family Mart y las 7-Eleven se extienden por todo Japón en sus versiones maxi y mini (en el metro).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si Aki Shimazaki representa una voz conciliadora sobre los difíciles vínculos en el Japón del último siglo (El corazón de Yamato), Sayaka Murata continúa de alguna manera con una «denuncia» sobre las presiones y los estereotipos en la sociedad nipona. Dos chicas de nuestras ISLAS: la primera partió a Canadá en silencio y la segunda está haciendo un ruido bien interesante sin salir de su Tierra.

libros en islas* Nota para El Mundo.

0 comments on “Islas: La dependienta

¿Qué te pareció?

A %d blogueros les gusta esto: