Alemania Guía

Múnich: tradición, modernidad y naturaleza

Es una de las ciudades más lindas de Alemania. Descubre qué hacer más allá del Oktoberfest.

Sede del Oktoberfest, München es uno de los destinos más lindos de Alemania, de esos donde uno se quedaría a vivir. Tiene de todo y lo mezcla sin dificultad: bellos paisajes con una urbe que resistió -parcialmente- a la Guerra, un aire a aldea bávara con la asombrosa modernidad de una ciudad del Primer Mundo. Es limpia, elegante y segura, sin los niveles de popularidad de Roma o París; hay tradición, modernidad, naturaleza y -por supuesto- mucha cerveza.


1. CASCO HISTÓRICO (ALTSTADT)

La arquitectura colorida y las desordenadas calles empedradas hacen esta zona muy pintoresca. En Marienplatz, la plaza central, siempre hay gente; especialmente a las horas señaladas (11, 12, 17 y 21) para que las marionetas del reloj cucú cuenten su historia (aunque a semejante distancia sólo se escuchan las campanas, la verdad es que no se ve nada).

El Nuevo Ayuntamiento (Neues Rathaus) es el edificio principal y ofrece visitas guiadas (no fuimos, pero nos quedamos con ganas de ver la Biblioteca de Leyes). Se puede ascender a la Torre para una vista panorámica limitada (no es gran cosa) por 2,5 euros.

Viktualienmarkt es un mercado gourmet con alegres cervecerías al aire libre. Las grandes mesas se comparten con desconocidos y son autoservicio o con camareros. Otra opción (la nuestra porque estaba todo lleno) es comprar algo (¡salchichas y cerveza!) para comer informalmente.

El ambiente es muy festivo y los precios, intermedios. Quienes atienden no siempre hablan inglés -o lo hacen mal- y hay que arreglárselas ¡o animarse a probar lo que resulte de un diálogo con señas!


2. RÍO ISAR Y ENGLISCHER GARTEN

Si algo no falta en Múnich son bellos paisajes. Caminar por la orilla del río es una experiencia tranquila y agradable que te hace sentir parte de la ciudad. Los muniqueses usan ríos, lagos y canales urbanos como playa: en primavera ya se los ve en traje de baño y, a muchos, en el agua transparente y helada.

El Jardín Inglés -tan grande como el Central Park de New York- nos encantó. Es un lugar para descansar y pasar varias horas. Los locales disfrutan del sol, hacen deportes, se meten al río, festejan bodas (con tacos altos, copas y champagne) y multitudinarios cumpleaños infantiles.

Hay que ver a los chicos surfeando la única ola del río Eisbach: los prohibieron pero ellos insistieron. Hoy, ya están en los folletos turísticos y son parte de la rutina de la ciudad.


3. PARQUE OLÍMPICO

El Olimpiapark es un enorme predio que se construyó hace 50 años para los Juegos Olímpicos del 72 (trágicamente famosos) y es impresionante lo moderno que sigue luciendo. Se llega fácilmente en metro (estación Westfriedhof de la línea 1).

Los espacios verdes tienen las características de cualquier parque alemán: preciosos, con mucha vegetación y una mezcla perfecta entre prolijidad y desprolijidad, y por supuesto agua.


La Torre (Olympiaturm, 5,5 euros) tiene un observatorio increíble: desde el piso 100 se ven hasta los Alpes (estas sí son vistas panorámicas).

Tuvimos la suerte de que el Zeppelín que pulula por la ciudad justo pasara sobre nuestras cabezas.


DSC01103Enfrente -y sólo para fanáticos- está el BMW World. Por 10 euros se entra al museo: motos, autos clásicos, motores y fórmula uno.

Por 8 euros, la fábrica: de lunes a viernes,  con reserva previa, visita guiada de 2 horas y media. El BMW Welt es un edificio futurista con entrada libre y gratuita.


4. MUSEOS

La zona de Odeonsplatz es punto de encuentro. Quien quiera un poco de cultura este es un buen comienzo. El Residenz es la antigua residencia de los reyes, destruida durante la guerra y restaurada, y una muestra interesante de la riqueza imperial. Se recorre sin multitudes ni guías.

La audioguía es aburrida pero útil (con el mapa) para encontrar el mejor recorrido posible (si no, innecesariamente largo). Algunos salones son espectaculares y otros están vacíos.

La entrada triple (7 euros) incluye el Teatro Cuvilliés (lindo, muy rococó, se conoce sólo el Auditorio) y el Tesoro (se ven de cerca ostentosas coronas, joyas y espadas). Con la city card, un pequeño descuento.

La Pinakothek der Moderne (10 euros, 1 el domingo) recorre el diseño de objetos desde la Revolución Industrial.

Se exhiben desde máquinas de escribir y autos hasta pinturas de Dalí, Kandinsky y Warhol (una de cada uno). Hay muchas obras de Franz Marc y Max Beckmann (Expresionismo alemán).


5. CERVECERÍAS Y COMIDA

Si algo le da identidad a esta ciudad son las cervecerías: hay que entrar a una para conocer su ambiente tan particular -festivo, grupal, informal-, los litros que circulan y los meseros con sus simpáticos atuendos bávaros. Augustiner Braüstuben y Hofbräuhaus son famosas y muy populares. La alegría es contagiosa.

BeFunky-photo (4)

√ La Schneider Weisse nos gustó mucho. Está en el centro, es familiar y tranquila (el exceso de gente alcoholizada no nos convence).

La comida, excelente -leberknödel (albóndigas de hígado) y asado de cerdo- y superabundante. 

El postre fue glorioso: estrúdel de manzana, tibio, con crema y helado de vainilla. El menú estaba en español (¡más que agradecidos!) y las meseras hablaban en inglés. 


INFO

Precios. Münich es más cara -no excesivamente- que Berlín. 

→Mucha gente no habla inglés; algunos entienden un poco de español. No hay que tener tanto miedo al idioma: si es escrito, es más fácil; tiene un poco de cada lengua. Las palabras son muy largas porque  están unidas. Así nos enteramos que ‘Concerthaus’ es ‘Casa de Conciertos’ y que ‘concerthausstrase’ es ‘calle de la casa de conciertos’.  

→El Aeropuerto es lejos de la ciudad, a 30 km. El tren (S-Bahn, S1 y S8) tarda 40 min hasta la Estación Central (Hauptbahnhof) y cuesta unos 10 euros (luego, seguramente, un bus, metro o taxi). 

→El transporte de Múnich es fantástico. El metro (U-Bahn) tiene estaciones espectaculares (les dejamos un artículo por si les interesa). Los tickets cuestan, en euros: viaje corto (2 paradas) 1,4; viaje largo 2,7; billete por día 6,20 (para una persona) u 11,70 para grupo (2-5 personas). El centro se recorre caminando. 

→La comida. Los platos son generosos pero no se permite compartir (sí llevar lo que sobra). Menú en español no es tan común. Las propinas son optativas (sin presión), a elección (8-10%) y no se incluyen en la cuenta. Los supermercados cierran temprano, entonces hay que organizarse y ser previsor para la cena y el desayuno.


Múnich es nuestra ciudad favorita de Alemania. ♥ 

¿Imperdibles? Los parques y el entorno del río. 

2 comments on “Múnich: tradición, modernidad y naturaleza

  1. Maria Susana

    Hermosas y agiles los comentarios y descripción de Munich, sus lugares,costumbres,vías de acceso y muy interesante tambien contar con los precios de paseos .Bellos paisajes y lugares . Hermosa la pareja al pie de este artículo se los nota divertidos y cariñosos Me encantó María Susana Marcone

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: