fbpx
Libros México

Entre Océanos: Pedro Páramo

Pedro Páramo

«Este pueblo está lleno de ecos tal que estuvieran encerrados en el hueco de las paredes o debajo de las piedras». La novela más famosa del más internacional de los escritores mexicanos, hecha de ecos y muertos. Uno de los realismo mágicos más originales que existen.

Pedro Páramo, de Juan Rulfo, parece sencillo: un hijo llega a un pueblo buscando a su padre, quiere conocerlo y reclamar lo que le corresponde. Pero Pedro Páramo está muerto. Y el pueblo también.

Rulfo, precursor del boom latinoamericano, publicó sólo tres libros de ficción. Uno de esos raros casos donde una obra narrativa tan pequeña vuelve mítico a un escritor. Quizá sea porque esa obra no es pequeña.

PEDRO PÁRAMO – JUAN RULFO

Un hombre, tras la muerte de su madre, recorre varios kilómetros hasta Comala para buscar a su padre. Pero Pedro Páramo ha muerto hace mucho tiempo. Le dijeron que era un señor feudal, dueño de cada centímetro de la tierra. Lo que encuentra es… nada. Una comarca abandonada, vacía, donde el silencio ensordece del susto y el calor hace que los que van al infierno regresen por una manta.

«Pronto comencé a llenarme de sueños, a darle vuelo a la ilusiones. Y de este modo se me fue formando un mundo alrededor de la esperanza que era aquel señor llamado Pedro Páramo, el marido de mi madre. Por eso vine a Comala».

La Comala de Pedro Páramo

De a poco reaparecen los fantasmas, los habitantes de los tiempos de Pedro Páramo, todos muertos, que contarán la leyenda de Pedro Páramo: un terrateniente malparido, enriquecido a costa de balas y corrupción, que apoyó al bando revolucionario de Pancho Villa; amo y señor de Comala y de la gente. Los pobres, los sometidos, los abusados y asesinados.

Pedro Páramo: 130 páginas construidas de a fragmentos hacia atrás. Cada personaje introduce un racconto que ni siquiera avanza siguiendo una cronología perfecta del pasado. Y en el medio se cruzan las narraciones del hijo y del padre. ¿Fácil? No, para nada. Intencionalmente caótica.

LOS ROCKEFELLER: UNA NOVELA DE POBRES GRACIAS A MULTIMILLONARIOS

Pedro Páramo fue escrita (en 4 meses) gracias a la Fundación Rockefeller, que becó a Rulfo.

Leer Pedro Páramo es ir y volver, releer y encontrar cada vez nuevos significados. Desmenúcenla. Reinterpreten la fantasía de Juan Rulfo porque es infinita. Existen novelas únicas; no hay otra Pedro Páramo ni otra Rayuela ni otra 100 años de soledad. 

No es extraño, dentro de la literatura mexicana, que la pequeña-gran novela de Juan Rulfo, en un país con un vínculo tan particular con los muertos y con su propia celebración, esté relatada por los murmullos de las ánimas.

-MALENA FERNÁNDEZ


novela pedro páramo
Esta edición de Planeta (1989) reúne Pedro Páramo y El llano en llamas.

PEDRO PÁRAMO – GPS

 


juan rulfo
Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno. Tímido, retraído, perfil bajísimo. Un genio de las Letras.

«Mi generación no la [la novela] entendió ni le interesó. Han surgido ciertas inquietudes de la nueva generación que tiene problemas para entenderla. Es una novela difícil. Fue hecha con esa intención. Se necesitaban 3 veces para entenderla.

Está roto el tiempo y el espacio. Se trabajó con muertos y por eso no se los podía ubicar en ningún momento. Había que hacerlos aparecer y desaparecer en momentos precisos. Es una novela de fantasmas que cobran vida y la vuelven a perder».*

RULFO Y LA VIOLENCIA

Juan Rulfo, contemporáneo a la Revolución Mexicana, creció en Sayula, un pueblo de 2000 habitantes, construido por su abuelo, dentro de una familia «acomodada» que fue despojada de todo en la Rebelión Cristiada (enfrentamiento interno político-religioso) –incluso de la vida– y expulsada a otra ciudad.

Sayula, ciudad natal de Rulfo, entonces una villa de 2000 personas. A 100 km de Guadalajara. La foto es de sus tiempos (nació en 1917).

Su comarca no aparecía en los mapas hace 100 años. Rulfo cuenta que fue una zona muy violentada, por los humanos y por la naturaleza (sequías). El escritor quedó abruptamente huérfano, solo y en un orfanato/correccional. Fue la etapa más dolorosa de su vida (La geografía afecta el carácter de las personas, y eso se nota en los libros.).

Entrevistado en 1977 sobre la presencia en su obra de la violencia permanente a la que estamos sometidos, Rulfo contestó que sí, que era cierto; y que era una violencia imaginada porque, excepto en la niñez, vivió en lugares tranquilos. El violento es el hombre.

«El hombre traía ya una violencia retardada, podía salirle la violencia en cualquier instante, traían los resabios de la Revolución. Les había gustado el asalto, el allanamiento, la violación. Detrás de una persona apacible, se escondían crímenes. Y he tenido que recrear esos personajes», explicó en el programa Entrevista a fondo.

En Pedro Páramo y En el llano en llamas, con absoluta economía de palabras y adjetivos, la violencia es una de sus mayores virtudes: describe sin describir.

PEDRO PÁRAMO Y COMALA

Los paisajes de cualquiera de los libros de Juan Rulfo nunca se han encontrado ni se encontrarán, según él mismo. Han surgido de su imaginación para atravesar la nuestra.

¿Qué lo inspiró? ¿Dónde encontrar los escenarios de Juan Rulfo y Pedro Páramo? Resignación: pura creación literaria.

Juan Rulfo fotógrafo
Comala, los Pedros Páramo, las Susanas y Doloritas están eternamente por allí, en algún lado, o en sus fotos. Si Juan Rulfo tuviera Instagram, sería uno de los mejores. Seguramente en el anonimato. Foto: JR

A cambio tenemos las fotografías del propio Rulfo –su otro grandísimo talento– para materializar sólo por auténtica necesidad lectora los rostros y los parajes de Pedro Páramo y El llano en llamas.

Pero, buen pero aunque no satisfaga del todo, Comala existe. El gobierno mexicano lo ha convertido en uno de los 35 Pueblos Mágicos. Si piensan visitarlo, en este link sabrán qué pueden encontrar: ni tierra despojada, ni Media Luna ni fantasmas; a cambio, una escultura de Juan Rulfo y sus propios encantos.

comala actual
Comala, hoy. Estado de Colima.

BUENAS NOTICIAS: LIBRO + CINE

La película Pedro Páramo de 1967 contó con Carlos Fuentes en el guion y fue rechazada en su momento hasta por el Director y los actores. Presentada en Cannes, según relata uno de ellos, «el público salía en grandes oleadas y si no hubiera sido porque estábamos muy a la vista, creo que todos los de la delegación nos hubiéramos ido al hotel a llorar».

¿Quién hizo de cacique? A John Gavin, estadounidense que hacía unos años había protagonizado Espartaco y Psicosis, lo disfrazaron de charro. Cine de oro mexicano.

Las generaciones actuales ven el film en la escuela, a muchos adolescentes les gusta y los adultos la aplauden. Como el libro, tardó varias décadas en aceptarse. Se las dejo completa aquí abajo.

  • Atención 1: una segunda versión musicalizada por Ennio Morricone anda dando vueltas por allí.
  • Atención 2: Netflix anunció que está cocinando su propia adaptación. No sé si emocionarme o asustarme.

* 1977, Entrevista a fondo

¿MÁS LITERATURA MEXICANA? AQUÍ

¿MÁS CLÁSICOS? AQUÍ

¿MÁS LITERATURA LATINOAMERICANA? AQUÍ

¿MÁS MÉXICO? AQUÍ

 

0 comments on “Entre Océanos: Pedro Páramo

¿Qué te pareció?

A %d blogueros les gusta esto: