El Cristo generoso de Galeano

En lo alto de la noche de Río de Janeiro, luminoso, generoso, el Cristo del Corcovado extiende sus brazos. Bajo esos brazos encuentran amparo los nietos de los esclavos.


 

Una mujer descalza mira al Cristo, desde muy abajo, y señalándole el fulgor, muy tristemente dice: “Ya no va a estar. Me han dicho que lo van a sacar de aquí”. “No te preocupes -le asegura una vecina-. No te preocupes: Él vuelve”.


 

A muchos mata la policía, y a muchos más la economía. En la ciudad violenta, resuenan balazos y también tambores. Los tambores, ansiosos de consuelo y de venganza, llaman a los dioses africanos. Cristo sólo no alcanza.


Eduardo Galeano, “Crónica de la ciudad de Río” en El libro de los abrazos.

 

 


Dos maravillas del mundo: el Cristo del Corcovado (Brasil) y Eduardo Galeano (escritor uruguayo).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s